Corazón blanco y negro

854

Guido Tabasso fue un hombre fundamental para que All Boys accediera a la recordada final con Colegiales el año pasado. Siempre de buen humor, es parte importante del equipo tanto adentro como afuera de la cancha. Después de algunas dudas sobre si seguir con la práctica del básquet o no debido a su edad, decidió seguir un año más en el plantel. Se fue a hacer su chequeo de rutina y ahí apareció lo inesperado: su corazón latía más de lo habitual y tenía que detener su practica deportiva cuanto antes.  Ese estudio habitual lo salvó de un posible infarto en la cancha si seguía sin saberlo.  Alegría y tristeza se dibujaba en el rostro de Giudo, que había salvado su salud pero no podía jugar al básquet. Sin embargo, los doctores le anticiparían que solo era por un tiempo y luego podría volver a la práctica habitual. Asi Tabasso se comía las uñas por jugar, pero solo alentaba a sus compañeros desde afuera. Hace unas semanas, pudo volver a entrenar y el contacto con la naranja lo llenó de felicidad. Gracias a la lesión de Ivan Maraschavilli aceleró los tiempos y volvió al ruedo antes  de lo pensado: fue el domingo pasado frente a Ciudad de Buenos Aires en donde jugó unos minutos y llenó de emoción a todos los presentes. Por estos motivos, el sitio oficial dialogó con el jugador  albo.

 -¿Que sentís por tu regreso? 

– Estoy  muy contento de volver a jugar porque realmente soy feliz de formar parte de este grupo que me aguantó y siempre me apoyó en los momentos difíciles.Yo soy una persona de avanzada de edad para este deporte por lo que el sacrificio para la vuelta era todo un deafío para mi .

¿Que imágenes se te pasaron por la cabeza a la hora de volver a entrar a una cancha? 

– Principalmente mi familia porque es mi apoyo y también todos mis compañeros. Uno siempre tiene que luchar por lo que quiere y trabajar ya que las oportunidades siempre llegan. Es importante que todos sepan que no hay que abandonar los sueños y seguir trabajando para lograrlos.

¿Cuando te enteraste que ibas a jugar? 

– Me avisaron el viernes así que no tuve casi nada de tiempo para pensar. No iba a jugar pero Ivan Maraschavilli estaba con un problema de salud, así que  eso  adelantó el regreso y tuve que mentalizarme rápido en lo que sería el partido.

– ¿Como fue cambiarte de nuevo con tus compañeros? 

– En cuanto al grupo es lo más grande que tiene este equipo. Mis compañeros son increíbles y son todos amigos. Por eso en ese sentido nunca sentí la falta de apoyo en ningún momento desde mi lesión.Sé que me falta básquet porque desde diciembre que no juego , pero en la medida que vaya teniendo minutos voy a ir tomando mas ritmo de competencia.

–  ¿Como te sentiste en los primeros minutos en el torneo Pre- Federal? 

–  Bien , aunque lo que nos pasó no tiene que ver con la intensidad aunque ellos tenían un equipo más largo. En muchos momentos como en el primer tiempo pudimos hacer un juego de volumen y salieron cosas muy interesantes. Hay que seguir trabajando tanto acá como en el Torneo Metropolitano ya que la idea es darle una identidad al equipo.  Con trabajo nos vamos a ir acercando cada vez más a eso que queremos plasmar.

– ¿Que mensaje podrías darla a la gente después de lo que te pasó? 

 Sin duda el mensaje que me llegó es aprovechar y disfrutar  cada momento como si fuera único e irrepetible, no postergar situaciones desde lo afectivo y desde lo que uno tiene como objetivo ,  ponerle toda la energía a eso , porque estas cosas pueden suceder y uno tiene que estar en paz, sabiendo que hizo lo que quiso.  Hay que luchar para  lograr concretar nuestros sueños. Quiero agradecerle a toda la gente de All Boys , a mis compañeros , a la gente que viene a todos los partidos  y a toda la gran familia del club que siempre me apoyó.