Visita al Centro Socio Educativo de Régimen Cerrado (CSERC) Manuel Roca

530

El pasado sábado la Subcomisión de eventos y Articulación Barrial junto a algunos jugadores visitaron Centro Socio Educativo de Régimen Cerrado (CSERC) Manuel Roca

La del pasado Sábado 25 de Abril fue una tarde especial en el barrio de Floresta. Esos paredones misteriosos, altos e infranqueables que uno puede ver a escasos 200 metros del club sobre la avenida Segurola nos abrieron sus puertas. “El Roca”, dentro del predio donado a principios del siglo XX por el vecino Manuel Roca, hoy cumple la función que soñó aquel y que fue condición para su donación: Un hospital (hoy a dos cuadras) y un colegio para gente pobre. Miembros de esta Subcomisión de Eventos y Articulación Barrial junto a jugadores ligados al club compartieron una jornada deportiva y de formación con los jóvenes internos del instituto. Leonel Di Plácido y Julián Fernández del primer equipo, Nehuén Paz (hoy en Newell’s Old Boys) y Martín Pizella (de aquel recordado equipo del Nacional B) estuvieron presentes para brindar anécdotas, pareceres y conocer la realidad que los internos viven entro del establecimiento. El diálogo se abrió con charlas de futbol las cuales terminaron en una serie de partidos entre los internos. Luego llegó una reunión final con el grupo de intervención encargado de las actividades de todos los días. Nos enteramos que los chicos dentro tienen entre 16 y 17 años y cursan estudios tanto primarios como secundarios. Además participan de distintos talleres como Periodismo, Artes plásticas, Salud, Cine, Política e Historia entre otros.

Dimos un paso más para derrumbar un prejuicio. Pudimos involucrarnos y conocer una situación tan cercana como real. Conocer qué se hace por los jóvenes más vulnerables de la sociedad, la cual muchas veces le da la espalda. Hoy All Boys estuvo ahí, llevando un mensaje sobre los valores deportivos, que se pueden trasladar a todos los ámbitos de la vida. También recibimos el mensaje de ellos, aprendiendo y escuchando, que no sólo mano dura es la solución.

Consideramos que el club como segundo hogar donde muchos nos formamos, debe ser un espacio abierto y plural. Hoy sentimos que lo es un poco más.

Agradecemos a las autoridades de la institución que confiaron en nosotros y a los jugadores que amablemente prestaron su tiempo para esta actividad.