Mano a mano con Gabriel Perrone

207

Gabriel Perrone, actual técnico de All Boys, habló en exclusiva con el Sitio Oficial y contó sus expectativas en su llegada a nuestra institución siendo el segundo equipo que dirige en Argentina, previamente fue técnico de San Martin de San Juan. También compartió su experiencia por Ecuador y Chile y lo aprendido de Carlos Timoteo Griguol cuando fue su ayudante en Gimnasia La Plata.

-¿Cuáles son tus expectativas en tu llegada a All Boys?

  • Siempre uno tiene las mejores expectativas. Estamos dando los primeros pasos, tratando de conocer lo que le hace falta al equipo en cuanto a jugadores, a lugares de entrenamiento, dónde vamos a hacer la pretemporada y obviamente los refuerzos que tiene que venir.

-Hablando de lo que le falta al equipo, ¿En dónde creés que va ser necesario reforzar el plantel?

  • Creo que habrá que reforzarse en los lugares que quedaron vacantes. Se fue un arquero habrá que traer un arquero, se fueron dos delanteros, un jugador ofensivo de media cancha, y esos son los cuatro o cinco jugadores que estamos buscando. Tenemos algunos en mente, estamos junto con los dirigentes, conversando con algunos jugadores.

-¿Qué conocías de All Boys?

  • Conocía lo que he visto jugar durante el año. He venido a ver varios partidos y de a poco voy conociendo a la gente que está al mando del club. Ya me había juntado cuando vino Alejandro Montenegro, después me volvieron a convocar cuando Montenegro se fue, nos reunimos algunas veces más y ahora se me presentó esta oportunidad que me parece buena. Sé que el club no está en una situación buena, pero todos los clubes están en la misma situación buscando cómo armarse para encarar el torneo. Sé que All Boys es un equipo grande para esta categoría.

-¿Qué aprendiste por tu paso por Ecuador y Chile como técnico?

  • En Ecuador el fútbol es complicado en cuanto al clima y también se juega en altura, al nivel del mar. Los jugadores tienen una idiosincrasia distinta, una cultura diferente. Antes era difícil ver a un ecuatoriano en Argentina, hoy los hay y lo mismo en Europa y les va bien. A nosotros nos ha ido bien en ese país, nos han apoyado, nos han buscando y nos buscan. En Chile también nos fue bien, pudimos lograr el ascenso con Rangers. Las experiencias allá fueron buenas y todo lo que aprendí también junto con Griguol ahora lo vuelco cuando tengo que trabajar.

-¿Qué cosas pudiste aprender de Timoteo Griguol cuando fuiste su ayudante en Gimnasia?

  • Aprendí el respeto a la profesión, al jugador, al trabajo, sabiendo que el trabajo es la única salvación. También el apostar a los grupos y no a las individualidades, mejor son los grupos que esperar de una sola persona o de dos. Los jugadores bien preparados y los grupos fuertes son los que a la larga marcan la diferencia.

-¿Cómo te definís como técnico?

  • Me adapto mucho a los jugadores que tengo, no soy riguroso de un sistema de juego, no creo en un sistema sino que creo en las características de los jugadores. Nos gusta trabajar mucho con los jugadores en el campo de juego y nos gusta el buen trato de la pelota, busco un equipo efectivo a la hora de atacar y que sea seguro defensivamente.

-¿Cómo ves el campeonato de la B Nacional en donde All Boys tiene dieciocho viajes al interior?

  • Creo que va a ser un torneo difícil. Va a haber que hacerse fuerte de local porque de visitante va a ser difícil. Los equipos del interior se van a hacer fuertes de local con su hinchada. Hay que formar un buen grupo y tener mucha paciencia.

-¿Qué mensaje le dejas a los hinchas de All Boys?

  • El mensaje es el que me doy a mí mismo, los cambios continuos no sirven para nada. Creo que mantener un trabajo, un grupo de jugadores, un entrenador es lo ideal. A veces los cambios de entrenador salen bien otras no, pero está visto que a los clubes que mejor les van son los que menos cambios hacen. Por eso digo de tener paciencia, los entrenadores somos seres humanos, no somos magos, los futbolistas tiene que tener tranquilidad para desarrollarse dentro de la cancha. Cuando hay buen trabajo y seriedad de todas las partes a la larga los resultados llegan.
Autor: Luciana Mazzaferri