Marcelo Morillo: “Lograr un bicampeonato es algo que no se da muchas veces”

140

El básquet de All Boys consiguió logros históricos últimamente, es el actual bicampeón de la Copa Metropolitana y lleva un buen andar en la Liga Metropolitana, que fue interrumpida, al igual que todos los deportes, por la pandemia de coronavirus. Detrás de ese éxito, hay un equipo consolidado con jugadores que hace mucho está en el club y un técnico que los apuntala y los guía en este camino.

Hablamos de Marcelo Morillo, entrenador que llegó al club en el 2016 y ya tuvo por delante el desafío de jugar con All Boys el primer Pre-Federal (actualmente Liga  Metropolitana). Tras dos años de armar buenos conjuntos y llegar a instancias finales, en el 2018 llegó la consagración tan esperada: en la cancha de Velez, All Boys se consagraba campeón de la Copa Metropolitana al derrotar a APV.

El 2019 tuvo nuevos desafíos con otra participación en la Liga Metropolitana, donde All Boys batalló hasta el final y la nueva temporada de la Copa Metropolitana, que tuvo a un albo afilado y nuevamente de la mano de Marcelo Morillo se consagró campeón por segunda vez consecutiva tras ganarle a Italiano en Moreno.

Desde el sitio oficial, hablamos en exclusiva con Marcelo Morillo sobre el presente del básquet de All Boys en estos tiempos de cuarentena y los secretos de este equipo tan exitoso.

– ¿Como afrontan este tiempo de parate por la cuarentena?
– 
Estamos haciendo unos desafíos físicos para matar un poco el tiempo. Al ser todos jugadores amateurs, las realidades de los chicos son muy diferentes. Algunos están trabajando desde sus casas, otros salen a trabajar y algunos están con sus familias sin poder hacer mucho. Hay mucha incertidumbre de lo que vaya a pasar con los torneos y eso genera mucha ansiedad. Cada uno entrena como puede en su casa, con algunas directivas del cuerpo técnico.

– ¿Cuanto tiempo se necesitaría para entrenar luego de que se levante la cuarentena?
– Va a depender de lo que dure, pero lo ideal sería poder hacer una pretemporada de al menos un mes. Lo bueno es que el resto de los equipos también van a estar en condiciones similares.

– ¿Como analizas el rendimiento del equipo en esta Liga Metropolitana? 
– El rendimiento está más o menos donde queríamos. Justo nos agarró el parate con el equipo el alza. Estamos enfocados en los playoff, ese sería el objetivo más inmediato.

– Tras ganar la mayoría de los partidos del grupo e incluso 2 de 3 que se perdieron fue con equipo alternativo ¿Consideras que All Boys está para pelear el título?
– 
No le huyo a la chapa de candidato. Por supuesto que está para pelear y competir de igual a igual contra cualquier equipo del torneo. Pero hay equipos muy fuertes también. Creo que estamos en el pelotón de arriba, pero eso no significa que tenemos la llave a los playoff asegurada.

– Fuiste el técnico del equipo que consiguió el bicampeonato, algo histórico para el básquet del club ¿Que significa eso para vos y cuales son las claves para este andar tan exitoso?
Es un orgullo tremendo. Es algo con lo que uno puede soñar cuando arranca en esta profesión, pero en el momento que llega se sigue sin poder creerlo. En cuanto a la clave, no hay un sólo factor. Lograr un bicampeonato en un torneo tan competitivo es algo que no se da muchas veces y para que eso pase, muchas cosas tienen que funcionar. Desde la dirigencia hasta el personal de mantenimiento del club. Pero si tuviera que ponderar algo por encima de todo, no tengo dudas: la química del equipo. El grupo que logramos formar tuvo una química excepcional. Cada uno entendía perfectamente cual era su rol y que es lo que le daba al equipo. Me quedo con eso.

– ¿Como ves al club desde tu llegada hasta la actualidad y cual es tu sentimiento hacia All Boys?
– 
Del club en general me costaría dar una opinión fundamentada, porque para mí el club es el básquet. Como deporte representativo de All Boys, hemos crecido desde que llegué en el 2016. Logramos afianzar un equipo en el nivel superior. Y al club le tengo un cariño enorme. Me permitió poder hacer mi trabajo sin cuestionamientos y siempre me sentí respaldado, hasta cuando las cosas no funcionaron como las habíamos planeado. No tengo más que agradecimiento al club y a su gente. Y no tiene que ver con el bicampeonato en sí, antes de eso también me he sentido muy cómodo trabajando.