Dia de la Identidad

125

En el marco del Día Nacional por los Derechos de la Identidad, decretado mediante la ley 26.001 en 2004, el Departamento de Equidad y Género y la Subcomisión de Cultura del club organizaron un Encuentro alusivo a una fecha de enorme trascendencia en la vida social y política de nuestro país. Fundamentalmente porque el 22 de octubre se conmemora el día en que las Abuelas de Plaza de Mayo, un ejemplo de lucha, vida y dignidad, comenzaron la búsqueda de sus nietos en medio de las atrocidades cometidas por la última dictadura cívico militar.

Con ese fin, los espacios convocantes presentaron una entrevista con Sebastián Casado Tasca, nieto recuperado número 82 y quien en 2006, por medio del análisis de ADN, pudo comprobar que era hijo de Adriana y Gaspar, ambos desaparecidos en 1977. A los 27 años, y tras sortear distintas instancias con profunda valentía, Sebastián recuperó su identidad biológica. Transcurrieron 16 años de un momento por el que pasaron, antes y después, otros nietos y nietas, un recorrido que continúa hoy gracias a la incesante labor de las Abuelas. La entrevista también contó con la presencia especial de Silvia Irigaray, madre de Maximiliano Tasca, uno de los fusilados en Floresta en 2001 y tía de Sebastían. Silvia es fundadora de la Asociación Madres del Dolor e integrante del Proyecto “ Comuna de la Memoria” en la comuna 10 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El repaso por la vida de Sebastian permitió conocer bien de cerca cómo fue el proceso interno en la recuperación de su identidad, el reencuentro con sus familiares de sangre y los lazos con su familia adoptiva, así como los apoyos y nuevos horizontes tras conocer la verdad de su historia. En esa experiencia de reconstrucción y reconocimiento, como dos caminos que se unen, Silvia Irigaray compartió sus experiencias como referente de Madres del Dolor, recordó el íntimo lazo de Maxi con All Boys y Floresta, a la vez que destacó el valor de la identidad como impulso vital para multiplicar la acción colectiva en nuestro barrio, allí donde All Boys es el eje central de la pasión futbolera y sigue presente en los reclamos de justicia por la masacre de “Los Pibes de Floresta”.

Asi, las construcciones de la memoria, el derecho a saber quiénes somos, las batallas individuales y colectivas en medio del dolor, el sentido de pertenencia y el rol social de los clubes, fueron los temas centrales de una jornada signada por la emoción y con un objetivo concreto: reivindicar el reclamo por la identidad y su preservación como derecho humano fundamental. Prueba de su interés e importancia, el evento fue declarado de interés comunal por la Junta de la Comuna 10. Se trata de un reconocimiento que constituye un estímulo para que nuestro club, desde sus distintos espacios y con el renovado apoyo de su Comisión Directiva, continúe promoviendo nuevas iniciativas con miras a perseverar en la lucha por Memoria, Verdad y Justicia. Una lucha que nos concierne a todas y todos.